Mancuso en la Corte Suprema de Justicia

Lunes 3 de mayo de 2010, por Prensa - Colectivo

El jefe paramilitar Salvatore Mancuso, constituye ficha clave en esta investigación por los delitos de concierto para delinquir agravado, utilización de asunto sometido a reserva, destrucción, supresión u ocultamiento de documento público, abuso de autoridad por acto arbitrario e injusto, y por los asesinatos del profesor Alfredo Correa D’Andreis, la sindicalista y periodista Zully Codina Pérez y el político liberal Fernando Pisciotti Van Strahlen.

Colombia | Víctimas de Crímenes de Estado | Seguimientos ilegales DAS |

En la primera sesión de declaración, Mancuso, quien se encuentra recluido en una cárcel de máxima seguridad en Estados Unidos, reafirmó y amplió varias de sus declaraciones rendidas ante el proceso de Justicia y Paz, recordando que el propio gobierno facilitó su extradición, como una forma de silenciarlo.

Altos mandos del Ejército y de la Policía, prestaron colaboración en la consolidación del paramilitarismo

Una vez más, afirmó ante los magistrados de la Corte, que los paramilitares tuvieron siempre una relación permanente y fluida con todas las instituciones de seguridad del Estado, entre ellas, la Policía, el Ejército y el DAS, sin las cuales no hubiera sido posible su crecimiento, expansión y accionar en el país. “La gran mayoría de información que recibíamos para las operaciones militares provenían de las FFMM, a nosotros nos entregaban los listados, nos entregaban los álbumes fotográficos de los objetivos militares reportados por ejército, policía”

De tal manera, mencionó al general (r) Iván Ramírez, ex comandante de la Primera División del Ejército, acantonada en Santa Marta, con quien habría sostenido varias reuniones en las que se coordinaban las operaciones militares, “el ordenaba a los comandantes de división y a los comandantes de tropa que vigilaran ciertos terrenos, como en Córdoba, o en la Sierra Nevada”

Así mismo se refirió al general de la policía Antonio Gómez Méndez, al teniente coronel de la policía Metropolitana de Medellín, Marco Antonio Pedreros, al general Rosso José Serrano, comandante de la Policía nacional, quien según Mancuso, fue la persona que les colaboró en una ocasión que fueron detenidos junto con Jorge 40 y el comandante Reinel Ríos o Santiago Tobón, camino del Cesar hacia la Guajira, “El comandante Castaño llamó a al general Rosso José Serrano, quien dispuso que el coronel Danilo González, que viajaba en un avión de la policía hasta la Guajira, hablara con el comandante de la Guajira para que él nos liberara”, como en efecto sucedió.

Igualmente recordó que en el marco de la consolidación de los bloques paramilitares, se reunieron con varios comandantes de Brigadas, colocando como ejemplo, la operación en el Aro, frente a la cual mencionó al general Manosalva, quien fue la persona que les entregó, junto con Castaño, información para poder llevarla a cabo.

Mancuso afirmó que dentro de los comandantes militares y de policía que también les colaboraban, se encontraba el general Martín Orlando Carreño Sandoval, comandante de la Brigada en Córdoba y luego en Urabá, con quien tuvo una gran amistad, “conmigo porque nos conocíamos desde Córdoba e hicimos algunas operaciones conjuntas”. De igual forma reconoció que recibía comunicación constante y fluida del Coronel Raúl Suárez de la Policía de Córdoba, de quien recibió informaciones sobre unos atentados dinamiteros que se realizaron en la zona.

Finalmente mencionó al general (r) Mario Montoya, de quien recibió un mensaje especial, por la época de la desmovilización, donde les pedía que no se desmovilizasen pues “era una locura, dejar esos territorios descubiertos, que ellos no tenían la capacidad de asumir todo el control y dominio de todos esos territorios que los iba a retomar la guerrilla, como en efecto sucedió”

Las relaciones del Das con el paramilitarismo

Afirmó que el Das no solo les transmitían informaciones, sino que además “a veces se hacían allanamientos, como por ejemplo en Montería, donde se hizo una operación contra algunos miembros de la guerrillas, en ese momento era el ELN” Así mismo referenció que el director del Das en Cúcuta, “era básicamente un miembro de las autodefensas, operaba conjuntamente con nosotros, directamente con Pedro Fronteras”.

Según Mancuso, alias Felipe, uno de los comandantes del Bloque Norte, que operaba en Cesar, Magdalena, Atlántico, al preguntarle si podía hacer una investigación sobre un listado de 10 o 12 personas que le había mostrado otro comandante de alias Andrés, le manifestó que “en la región no hay nadie que pueda darnos información de Córdoba, pero yo (alias Felipe) tengo un acceso directo y una muy buena relación con el doctor José Miguel Narváez y con el doctor Noguera… voy a conseguirla con uno de ellos dos”. Posteriormente Andrés y Felipe coordinaron la entrega de la información, con la cual “me imagino que pudo haber realizado las operaciones que tenía pertinentes”

Sobre este tema, Mancuso manifestó que a ellos lo que les interesaba era establecer relaciones de algunas personas del departamento de Córdoba con miembros de las FARC, “Se estaba verificando qué tipo de información existía en los organismos de inteligencia, con relación a ellos, porque teníamos varios indicios, según lo que me comentaba el comandante Andrés, que estas personas tenían una fuerte vinculación, unos eran testaferros, otros operaban como fachadas y estaban haciendo inteligencia en el departamento de Córdoba, para tratar de colocar o hacer algunos atentados oponiéndose a las negociaciones que en ese momento estábamos iniciando con el gobierno nacional. No obstante, expresó no recordar los nombres de la lista que fueron objeto de investigación, pero sí recordó que el comandante Andrés le dio las gracias por la ayuda, con la cual ya estaban trabajando.

Sobre José Miguel Narváez, ex director del DAS, narró la manera en que éste les adoctrinaba ideológicamente, el mismo que en su momento les daba a las Fuerzas Militares, “En muchas ocasiones, nos ayudó hacer contactos con generales o coroneles de la república para solucionar diversos problemas, o colaboración o ayuda” y agregó que la idea de Narváez era que “se tenía que trabajar conjuntamente y de la mano de las Fuerzas Militares, en contra de la subversión en contra de esa lucha, que debíamos ganar esa batalla para el país”

Mancuso fue enfático en que durante los años 2002 y 2005 recibieron colaboración del DAS, incluso de muchos directores regionales, pero que infortunadamente le ha sido difícil reconstruir todos los nombres.

No obstante, afirma que el comandante Castaño le comentó que se reunió varias veces con algunos directores del DAS, cuyos jefes sabían exactamente del apoyo que ellos les brindaban. Incluso, manifestó que cuando algún comandante de Brigada, de Batallón, del DAS seccional, de policía departamental o municipal no tenía buenas relaciones con ellos, “se llegaba hasta el director nacional del DAS, o de la policía o el Ejército para hacer mover esos oficiales o miembros de esas instituciones que obstruían el trabajo que conjuntamente realizábamos”

Sobre Rómulo Betancourt, ficha clave de Noguera en el DAS, dijo que fue director del DAS en Córdoba, y que personalmente le suministró algunas informaciones, que básicamente eran “Información de guerrilla, informes de inteligencia con relación a movimientos de guerrilla, miembros de la subversión”, con las cuales se pudieron realizar algunas “operaciones militares”.

Frente a la ex directora del DAS María del Pilar Hurtado, manifestó que tuvo conocimiento de ella cuando se encontraba detenido en Itagüí, así como de Marta Leal, la ex jefe de inteligencia “Estando en Itagüí me enteré que estaban haciendo un montaje contra la Corte Suprema de Justicia, contra ustedes específicamente, por el caso de Tasmania. Cuando esa situación de Tasmania, llamaron a algunas personas en Itagüí, de esas personas que llamaron para que participaran con ese tema, estaba, Juan Carlos Sierra Ramírez, él tuvo una reunión a través del abogado de Juan Carlos Sierra, creo que se llama Sergio González el abogado y otros comandantes en Itagüí, sé que de esa situación participó la señora María Del Pilar Hurtado y Martha Leal, buscando información sobre TASMANIA”

De Jorge Noguera, Mancuso mencionó haberlo conocido en Ralito antes de su desmovilización, donde llegó a coordinar con él el tema de seguridad y a quien vio también reunido con Jorge 40, con el cual, se trató con bastante afinidad, “se trataban con bastante cariño, con bastante amistad”

Los Santos “noc santos”

Una vez más, Mancuso, como lo había expresado en otras oportunidades, se refirió, esta vez ante los magistrados, sobre la ocasión en que el Vicepresidente Francisco Santos les propuso la creación del Bloque Capital. “A mí el comandante Carlos Castaño me dijo, vaya y recoja a Pachito Santos, él es de la casa de El Tiempo, los Santos de Bogotá, una familia muy prestigiosa y yo fui al aeropuerto, recogí al señor Francisco Santos, me vine conversando con él en el camino y lo lleve hasta una región rural del municipio de Tierra Alta donde ocurrió la reunión”

De la misma forma aseveró que Francisco Santos pidió la conformación del bloque capital a lo cual el Comandante Castaño le propuso a Santos que fuera el comandante de la zona, “porque puede armar un bloque y se requiere de alguien que haga los contactos con las instituciones y las autoridades con la clase dirigente tanto económica como política de la región”

Salvatore Mancuso recordó que el mismo Vicepresidente fue quien habló sobre esa reunión, en un noticiero de televisión, unos días antes de la versión rendida en el mes de mayo, exponiendo cuáles habían sido las razones de ese encuentro, realizado a finales de 1996 o principios de 1997. La razón de dicha mención por parte de Santos, era que Mancuso, días antes, le había manifestado al Comisionado para la Paz en Itagüí, que iba a empezar a hablar sobre todas las personas que conocía, dentro de las cuales se encontraban algunas personas del gobierno nacional como el Vicepresidente y el Ministro de Defensa.

Agregó igualmente que en esa reunión “se le expuso cuál era la visión política, ideológica de la autodefensa, el componente militar, el crecimiento, las aspiraciones que teníamos” , solicitándole además que les ayudara para que el país nacional conociera todo lo de las autodefensas, frente a lo cual Francisco Santos se comprometió hacerlo.

De tal manera, afirmó Mancuso, “por esa época Francisco Santos publicó un artículo, “Vientos Contrainsurgentes” en el cual anunciaba la creación de las autodefensas unidas de Colombia” y colaboró con la publicación de una noticia sobre la liberación de un secuestrado que estaba en su poder. “Yo personalmente llamé a Castaño y me dijo llamé inmediatamente a Pachito para que él nos ayude con la noticia de la liberación del secuestrado y con la publicación de la creación de las AUC

Pero Salvatore Mancuso fue más allá, contó sobre la oportunidad en que el hoy candidato a la Presidencia de Colombia, Juan Manuel Santos les propuso “que hiciéramos una especie de golpe de estado contra el presidente de esa época que era Samper, que consiguiéramos las pruebas del narcotráfico y de la vinculación del narcotráfico con Samper”, incluso con la participación de las FARC y algunas grandes personalidades de lo que el mismo denominó “la oligarquía”.

Comentó al respecto que se realizaron dos reuniones. En la primera, Carlos Castaño coordinó para que Orlando Henao, un narco socio de él, le prestara un helicóptero para el desplazamiento de Juan Manuel Santos cerca al municipio de Guadual, cerca de Tierra Alta, al sur. La segunda reunión, Santos fue “… con Víctor Carranza, no recuerdo en este momento los demás que estuvieron, fue en 21, que es un campamento que tenía el comandante Carlos Castaño, que queda yendo al lado de Valencia, cuando uno se devuelve de Valencia hacia Montería, un pueblo que se llama Villanueva y de Villanueva hacia San Pedro de Urabá por una carretera interna que construimos las autodefensas, justo en el límite entre el departamento de Córdoba y Antioquia, unos meses después.”

Los informes

Según Mancuso, los informes que les suministraban las distintas entidades del Estado, estaban siempre reseñados como RESERVADOS, “La información hablaba tanto de guerrilleros activos, milicianos, colaboradores o testaferros de estos grupos o ideólogos de estos grupos también. Básicamente de toda la estructura de subversión de esos grupos guerrilleros”

Así mismo afirmó que los informes también tenían fotos adjuntas, “algunos también traían incluso información de la familia, de los hijos, desplazamientos”

Para el Colectivo de Abogados “José Alvear Restrepo”, con estas declaraciones rendidas por el ex jefe paramilitar Salvatore Mancuso se confirma una vez más, que el paramilitarismo, como él mismo lo dice, es y ha sido una política de Estado, que se enmarca en lo que hoy se conoce como aparatos organizados de poder, donde cada uno de los involucrados cumple con una función específica dentro de la organización, a favor de la misma, y cuyo único propósito es llevar a cabo el plan criminal previamente concebido.

En Colombia, este plan criminal ha sido, como lo ha reiterado la jurisprudencia nacional, arremeter principalmente contra la población civil, por lo que se configuraron crímenes de lesa humanidad .

Afiliaciones

Afiliado a la Federación Internacional de Derechos Humanos
y la Organización Mundial contra la Tortura
Estatus Consultivo en la OEA

José Alvear Restrepo

Nace en Medellín el 1 de julio de 1913 en el seno de una familia de profundas convicciones religiosas y bajo los parámetros de la ideología del partido conservador. Realiza sus estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Antioquia, donde se gradúa de Abogado con una brillante tesis titulada: "Conflictos del trabajo: la huelga"

Ed. Avianca: Calle 16 No. 6-66 Piso 25 - Bogotá DC - Horario de Atención: Martes a Viernes, 2 a 5 pm - PBX: (571) 7421313 - FAX: (571) 2824270 - Apartado Aéreo: 33035