Llamado urgente para la creación de una comisión de investigación independiente sobre las violaciones del derecho internacional cometidas durante la operación israelí “Margen Protector”

Martes 22 de julio de 2014, por FIDH

Desde el inicio de la Operación Margen Protector el pasado 7 de julio de 2014 han muerto a manos de Israel al menos 500 personas palestinas [1] en la franja ocupada de Gaza, entre los que se cuentan 406 civiles. Además, al menos 2.650 palestinos han resultado heridos, 1.660 casas han sido destruidas o han sufrido daños graves y cientos de palestinos del norte de Gaza han huido de sus casas. [2] Mientras tanto, se han disparado numerosos misiles y cohetes desde la franja de Gaza contra Israel, lo que ha causado la muerte de dos civiles israelíes el pasado 14 de julio.

Palestina |

Foto: Plantón en Bogotá, en solidaridad con Palestina, 11 de julio de 2014, Cajar

FIDH – Federación Internacional de Derechos Humanos

Al-Haq
Al Mezan Center for Human Rights
Palestinian Center for Human Rights (PCHR)
Public Committee against Torture in Israel
Cairo Institute for Human Rights Studies

Carta abierta

Ginebra, París, 22 de julio de 2014.-

Las organizaciones de derechos humanos, nacionales, regionales e internacionales firmantes pedimos al Consejo de Derechos Humanos de la ONU que convoque una sesión extraordinaria para el próximo 23 de Julio, con objeto de crear una comisión de investigación independiente sobre las vulneraciones del derecho internacional, incluyendo los crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, que puedan haber tenido lugar en el ámbito de las actuales hostilidades en la franja de Gaza.

Desde el inicio de la Operación Margen Protector el pasado 7 de julio de 2014 han muerto a manos de Israel al menos 500 personas palestinas [1] en la franja ocupada de Gaza, entre los que se cuentan 406 civiles. Además, al menos 2.650 palestinos han resultado heridos, 1.660 casas han sido destruidas o han sufrido daños graves y cientos de palestinos del norte de Gaza han huido de sus casas. [2] Mientras tanto, se han disparado numerosos misiles y cohetes desde la franja de Gaza contra Israel, lo que ha causado la muerte de dos civiles israelíes el pasado 14 de julio.

La actual oleada de hostilidades tiene lugar tras un periodo de siete años de cierre de la franja de Gaza impuesto por Israel. Continúa la dramática situación humanitaria que venía padeciendo la población palestina de la franja de Gaza y, además, la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) advierte de que en estos momentos 900.000 personas corren el riesgo de quedarse sin acceso al suministro de agua. Los ataques aéreos israelíes han dañado cuatro hospitales y centros de salud de Gaza y han destruido un centro de rehabilitación para personas con discapacidad.

No puede pasarse por alto el desequilibrio de poder a favor de Israel, ni el hecho de que sea la población civil palestina quien esté sufriendo la inmensa mayoría de las consecuencias de estas hostilidades, tanto desde el punto de vista físico como psicológico, así como las repercusiones de la destrucción de las infraestructuras.

El derechos humanitario internacional establece que en situación de conflicto armado solo podrán ser objeto de ataques directos los combatientes y los objetivos militares. La población y los objetivos civiles deben ser protegidos de ataques directos: atacar directamente a población civil o a objetivos militares es un crimen de guerra. El propio Estado de Israel ha admitido que los ataques desproporcionados e indiscriminados pueden constituir crímenes de guerra. Según el derecho internacional, se consideran objetivos militares aquellos que por su naturaleza, situación, finalidad o uso contribuyan de manera efectiva a la actividad militar o cuya destrucción suponga una ventaja militar concreta. Las viviendas de personas pertenecientes a Hamas o a la Yihad Islámica no pueden ser consideradas objetivos militares por el simple hecho de que pertenezcan a un combatiente. Las primeras investigaciones indican que en la mayoría de los casos estas casas no pueden ser consideradas objetivos militares porque no se utilizan para almacenar armas o para lanzar ataques desde ellas. A pesar de todo, las fuerzas armadas israelíes han atacado deliberadamente estas casas así como otros objetivos claramente civiles y edificios públicos como hospitales, escuelas, mezquitas, centros deportivos y cafés. [3]

En la noche del 17 de julio, el ejército israelí inició una operación militar por tierra en lo que supuso el comienzo de la siguiente fase de la Operación Margen Protector.

Al parecer, la artillería está siendo utilizada contra zonas residenciales, por lo que estas incursiones pueden estar vulnerando la prohibición relativa a los ataques indiscriminados.

El 20 de julio, el barrio de Shujaiya, situado en el este de la ciudad de Gaza, fue objeto de un intenso bombardeo aéreo y terrestre por parte de las fuerzas israelíes y acabó con la vida de 59 personas palestinas, entre las que había 58 civiles, y entre ellos 13 niños y 8 mujeres. Debido a la intensidad de este bombardeo indiscriminado que continuó los días siguientes, dejando nuevas víctimas, los equipos médicos y la Cruz Roja no pudieron entrar en la zona hasta que se declaró un breve “alto al fuego humanitario”.

A la luz de todo lo anterior y con el fin de impedir que se cause más daño a la población civil, exigimos que se convoque con urgencia una sesión extraordinaria del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU e instamos al Consejo a que:

o Condene de manera inmediata e inequívoca los ataques indiscriminados contra población y objetivos civiles de todos los bandos.

o Pida a todas las partes que respeten sus obligaciones frente al derecho internacional humanitario y terminen con los ataques desproporcionados e indiscriminados contra población y objetivos civiles.

o Condene con firmeza el incumplimiento del derecho internacional humanitario por parte de Israel, y entre otros, de los principios básicos de necesidad militar, de proporcionalidad y de distinción.

o Exprese su profunda preocupación por la incursión militar por tierra en la franja de Gaza y por el empeoramiento de las condiciones humanitarias en la franja de Gaza a consecuencia del ataque militar israelí y del mantenimiento del bloqueo de la zona.

o Establezca una comisión de investigación internacional independiente con el mandato de identificar e investigar las vulneraciones del derecho internacional cometidas por todas las partes en conflicto durante la Operación Margen Protector y la el periodo previo, así como el mandato de presentar recomendaciones concretas de acciones que puedan ser aplicadas por todas las partes involucradas en las hostilidades así como por la comunidad internacional, incluyendo a terceros países, para garantizar que quienes hayan cometido esto actos rindan cuentas y que las víctimas tengan acceso a mecanismos de reparación efectivos.

o Aplique de manera inmediata y pida que se apliquen las recomendaciones de la Misión de Investigación de la ONU sobre el Conflicto de Gaza de 2008-2009.

o Exija a Israel y a Palestina que ratifiquen el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (CPI) para contribuir a garantizar la rendición de cuentas de quienes cometan cualquier crimen internacional que pueda tener lugar en estos territorios.

Afiliaciones

Afiliado a la Federación Internacional de Derechos Humanos
y la Organización Mundial contra la Tortura
Estatus Consultivo en la OEA

José Alvear Restrepo

Nace en Medellín el 1 de julio de 1913 en el seno de una familia de profundas convicciones religiosas y bajo los parámetros de la ideología del partido conservador. Realiza sus estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Antioquia, donde se gradúa de Abogado con una brillante tesis titulada: "Conflictos del trabajo: la huelga"

Ed. Avianca: Calle 16 No. 6-66 Piso 25 - Bogotá DC - Horario de Atención: Martes a Viernes, 2 a 5 pm - PBX: (571) 7421313 - FAX: (571) 2824270 - Apartado Aéreo: 33035