El Parlamento Europeo da prioridad a los intereses comerciales por encima de los derechos humanos y el desarrollo sostenible

Viernes 14 de diciembre de 2012, por Organizaciones Internacionales

Al
ratificar
hoy
el
Acuerdo
de
Asociación
UE-­‐Centroamérica
y
el
Tratado
Comercial
entre
la
UE

Colombia
y
Perú,
el
Parlamento
Europeo
manifestó
que
su
prioridad
es
el
comercio,
por
encima
de
los
derechos
humanos
y
del
desarrollo
sostenible.
Los
acuerdos
no
plantean
medidas
suficientes
para
abordar
los
abusos
de
derechos
humanos
en
América
Latina,
y
no
toman
en
cuenta
las
asimetrías
entre
las
dos
regiones,
según
un
amplio
grupo
de
organizaciones
de
la
sociedad
civil.

TLC |

En
octubre
2012,
más
de
160
organizaciones
de
la
sociedad
civil
europea
y
latinoamericana
enviaron
al
Parlamento
Europeo
una
carta
pidiendo
que
no
ratificaran
el
Tratado
de
Libre
Comercio
entre
la
Unión
Europa,
Colombia
y
Perú.
En
junio
2012,
11
redes
centroamericanas
y
6
redes
europeas
e
internacionales
se
pronunciaron
contra
el
Acuerdo
de
Asociación
UE

América
Central
firmado
en
Honduras
el
29
de
junio,
un
día
después
del
tercer
aniversario
del
golpe
de
estado
en
Honduras.
Estas
peticiones
se
basan
en
las
dramáticas
consecuencias
que
estos
tratados
pueden
tener
en
los
derechos
humanos,
la
soberanía
alimentaria
de
las
comunidades,
la
contaminación
del
entorno
de
vida
de
pueblos
enteros,
y
en
la
destrucción
de
sectores
de
la
economía
local
como
el
sector
lácteo.

Estos
acuerdos
reproducen
e
incrementan
un
modelo
exportador
de
materias
primas
desde
los
países
latinoamericanos
hacia
la
UE,
un
modelo
que
ya
ha
demostrado,
beneficia
a
las
empresas
trasnacionales
y
no
contribuye
a
un
desarrollo
inclusivo
para
los
pueblos
latinoamericanos.
Los
estudios
de
impacto
sobre
sostenibilidad,
encargados
por
la
Comisión
Europea
para
evaluar
los
Acuerdos
con
Centroamérica,
Colombia
y
Perú,
señalan
que
como
consecuencia
de
éstos,
se
promoverá
entre
otros,
la
producción
de
agrocombustibles
destinados
a
la
exportación,
lo
cual
aumentará
la
presión
sobre
la
tierra,
y
por
ende,
sobre
la
vida
de
la
población
rural,
en
especial
sobre
los
pueblos
indígenas.
[2]

La
Unión
Europa
argumenta
que
estos
Acuerdos
reforzarán
la
acción
en
materia
de
derechos
humanos,
en
particular
a
través
de
la
cláusula
democrática
de
los
dos
acuerdos
que
permitiría
suspenderlos
en
caso
de
graves
violaciones.
Sin
embargo,
las
organizaciones
firmantes
estiman
que
estos
acuerdos
son
insuficientes
para
garantizar
el
respeto
de
los
derechos
humanos.
Según
un
estudio
realizado
por
la
London
School
of
Economics,
y
encargado
por
el
Parlamento
Europeo
en
marzo
de
este
año,
los
dos
Acuerdos
carecen
de
mecanismos
de
seguimiento
en
materia
de
derechos
humanos,
concluyendo
que
no
hay
un
mecanismo
específico
para
vigilar
la
aplicación
de
la
cláusula
de
derechos
humanos,
ni
un
Subcomité
dedicado
al
monitoreo
de
los
derechos
humanos
y
cuestiones
de
la
democracia.

Colombia
sigue
siendo
el
país
más
peligroso
para
sindicalistas
en
el
mundo
y
recientemente
la
Fiscalía
de
la
Corte
Penal
Internacional
informó
que
existe
una
base
razonable
para
pensar
que
crímenes
de
lesa
humanidad
han
sido
perpetrados
en
Colombia
tanto
por
el
Estado
como
por
paramilitares
y
miembros
de
la
guerrilla.
En
Guatemala
fueron
asesinados
10
sindicalistas
en
2011
y
según
la
ONU,
Honduras
es
uno
de
los
países
más
violento
en
el
mundo,
y
el
país
más
peligroso
para
periodistas
y
miembros
de
organizaciones
campesinas
en
el
continente[3].
¿Será
que,
aun
así,
los
países
de
las
dos
regiones
cumplen
con
los
criterios
de
la
Unión
Europea
en
materia
de
derechos
humanos?

En
noviembre,
los
Gobiernos
de
Colombia
y
Perú
presentaron
documentos
para
responder
a
la
solicitud
del
Parlamento
Europeo
de
elaborar
una
“hoja
de
ruta”
vinculante
y
orientada
hacia
resultados
concretos
en
materia
de
derechos
humanos,
ambientales
y
laborales.
Según
las
organizaciones
de
la
sociedad
civil,
estos
documentos
presentados
carecen
de
resultados
concretos,
y
a
su
vez,
no
contemplan
medidas
específicas
para
mitigar
los
impactos
de
estos
Acuerdos.

Estos
Acuerdos
Comerciales
necesitan
ahora
ser
ratificados
por
los
países
miembros
de
la
Unión
Europea.

Los
Parlamentos
nacionales
deben
escuchar
el
clamor
de
los
pueblos
latinoamericanos
y
europeos
y
dar
prioridad
a
los
derechos
humanos
y
el
desarrollo
sostenible.

***
Para
más
información
contactar:
Erika
González
Ramírez:
erika.gonzalez.press@gmail.com
+
32
479
74
3319
Notas
[1]
ALOP,
APRODEV,
CIFCA,
CNCD,
FIAN,
Friends
of
the
Earth
Europe,
Grupo
Sur,
OIDHACO
[2]
Para
más
información
ver
el
informe
“Acuerdos
comerciales
de
la
Unión
Europea
con
Centroamérica,
Colombia
y
Perú:
Obstáculos
para
el
desarrollo
sostenible”
de
ALOP,
APRODEV,
CIFCA,
Grupo
Sur
y
OIDHACO
http://www.fta-­‐eu-­‐latinamerica.org/esp/wp-­‐content/uploads/2011/07/BRIEF-­‐ACUERDOS-­‐COMERCIALES.pdf

[3]
http://www.igbau.de/Binaries/Binary18062/121204_ETUC-­‐ITUC_letter_to_MEPs_plenary_Dec_pdf_pdf.pdf
http://www.unhcr.org/refworld/docid/4ff542db8.html

Afiliaciones

Afiliado a la Federación Internacional de Derechos Humanos
y la Organización Mundial contra la Tortura
Estatus Consultivo en la OEA

José Alvear Restrepo

Nace en Medellín el 1 de julio de 1913 en el seno de una familia de profundas convicciones religiosas y bajo los parámetros de la ideología del partido conservador. Realiza sus estudios en la Facultad de Derecho de la Universidad de Antioquia, donde se gradúa de Abogado con una brillante tesis titulada: "Conflictos del trabajo: la huelga"

Ed. Avianca: Calle 16 No. 6-66 Piso 25 - Bogotá DC - Horario de Atención: Martes a Viernes, 2 a 5 pm - PBX: (571) 7421313 - FAX: (571) 2824270 - Apartado Aéreo: 33035